La sangre de Jesús en la cruz nos salvó. La sangre derramada genera vida en el hombre.

La vida desde la espiritualidad de la preciosa sangre debe ser vivida para acoger a aquellos que sufren, los que están derramando su sangre. Jesucristo es el modelo, el hermano mayor.

En los últimos años nuestra Congregación ha emprendido un proceso de redescubrimiento de la espiritualidad de la Preciosa Sangre mediante el estudio renovado de sus raíces bíblicas y una concepción de la espiritualidad como camino de vida y enfoque de nuestro apostolado. Esta espiritualidad ha llegado a ser una fuente de profunda renovación dentro de nuestra Sociedad y a su luz estamos repensando también nuestra misión. Una vez más ha encendido el fuego por doquier y en nuestros miembros el celo por la misión.

Desde la perspectiva bíblica, aparecen dos figuras fundamentales: Abel y Jesucristo:

Gen 4, 8-10: Caín dijo a su hermano Abel: —Vamos al campo. Cuando estaban en el campo, se echó Caín sobre su hermano Abel y lo mató. El Señor dijo a Caín: —¿Dónde está Abel, tu hermano? Contestó: —No sé, ¿soy yo, acaso, el guardián de mi hermano? Replicó: —¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.

Que el Caín que derrama la sangre de su hermano muera en el hombre para que surja el hombre nuevo que va al encuentro de los heridos de nuestro tiempo a limpiarles las heridas.

Ef 1, 3-10: ¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo!, quien por medio del Mesías nos bendijo con toda clase de bendiciones espirituales del cielo. Por él nos eligió, antes de la creación del mundo, para que por el amor fuéramos consagrados e irreprochables en su presencia. Por Jesucristo, según el designio de su voluntad nos predestinó a ser sus hijos adoptivos de modo que redunde en alabanza de la gloriosa gracia que nos otorgó por medio del Predilecto. Por él, por medio de su sangre, obtenemos el rescate, el perdón de los pecados. Según la riqueza de su gracia derrochó en nosotros toda clase de sabiduría y prudencia, dándonos a conocer su secreto designio, establecido de antemano por decisión suya, que se había de realizar en el Mesías al cumplirse el tiempo: que el universo, lo celeste y lo terrestre, alcanzaran su unidad en el Mesías.

»

  1. Rafael dice:

    Tenemos que volver a la teología de la liberación.
    Estas son sus principales ideas:

    La salvación cristiana no puede darse sin la liberación económica, política, social e ideológica, como signos visibles de la dignidad del hombre.

    Eliminar la explotación, las faltas de oportunidades e injusticias de este mundo.
    Garantizar el acceso a la educación y la salud.

    La liberación como toma de conciencia ante la realidad socioeconómica latinoamericana.

    La situación actual de la mayoría de los latinoamericanos contradice el designio histórico de Dios y la pobreza es un pecado social.

    No solamente hay pecadores, hay víctimas del pecado que necesitan justicia, restauración. Todos somos pecadores, pero en concreto hay que distinguir entre víctima y victimario.

    Tomar conciencia de la lucha de clases optando siempre por los pobres.
    Afirmar el sistema democrático profundizando la concienciación de las masas acerca de sus verdaderos enemigos para transformar el sistema vigente.

    Crear un “hombre nuevo” como condición indispensable para asegurar el éxito de la transformación social. El hombre solidario y creativo motor de la actividad humana en contraposición a la mentalidad capitalista de especulación y espíritu de lucro.

    • christian dice:

      hay que volver a ser catolicos autenticos asi seremos levadura en la masa ….sal de la tierra …que teologia de la liberacion …..teologia rechazada por nuestra iglesia no os alcanza con ser verdaderos cristianos …asi transformaremos nuestro entorno

  2. Joaquim Pereira dice:

    Sempre que oiço falar da teologia da libertação fico sempre perplexo porque os seus defensores não passam da teoria, instalados nas instituições burguesas. Deus libertou-nos do pecado e da morte por seu filho que deixou as moradas celestes para vir caminhar com os homens. Talvez seja ignorância minha mas não conheço nenhum teólogo da libertação que tenha feito alguma coisa para os pobres ou melhor com os pobres. De teorias estamos fartos vamos aos actos. O Evangelho chega para nos guiar. O problema dos teólogos da libertação é o mesmo dos marxistas que elaboraram um bela teoria mas ao passar aos actos só semearam violência , fome e miséria. Meus senhores vamos aos actos. Não tenhamos os pobres na boca tenhamo-los no coração e caminhemos com eles, deixemo-nos de teorias. Eu sei por experiência que trabalhar com os pobres exige sacrifício falar dos pobres e dizer o que pensamos que deve ser feito por eles é fácil. Nunca libertaremos os pobres sem eles, só criaremos dependências. Como Misionário do Preciosíssio Sangue não contem comigo para alçar a bandeira da Teologia da Libertação

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s