El 15 de Agosto de 1815 el sacerdote Gaspar del Búfalo, junto a otros tres compañeros, después de haber salido de prisión por desobediencia a Napoleón, fundó en una abadía abandonada en San Felice (Italia) un grupo de misioneros que querían acompañar al pueblo recién liberado de la invasión y propagar la devoción de la preciosa sangre de Jesucristo como fuente de sanación, liberación y reconciliación integral.

Abadía de origen de la CPPS

Este grupo colaboraba con una archicofradía de la preciosa sangre (formada por miembros laicos) que ya existía y a la que Albertini le había infundido identidad y espiritualidad. Este grupo acabó llamándose “Misioneros de la Preciosa Sangre”.

Aquel grupo misionero fue trabajando, desarrollando planes creativos de evangelización, acompañando al pueblo al que eran enviados, yendo a veces a lugares donde nadie quería ir, como pueblos ocupados de bandidos. Entre esos envíos destacó Sonnino, que se salvó de ser arrasada por las autoridades gracias a la mediación misionera, y Vallecorsa, donde conoció a María de Mattias, mujer valiente y decidida, que junto a otras compañeras fundó la Congregación femenina de las Adoratrices de la Sangre de Cristo, dedicadas a la predicación, acompañamiento y promoción de mujeres, especialmente en la educación, y, como los misioneros, la vivencia del amor representado en Cristo derramando su sangre por nosotros.

Pronto la Congregación tuvo que afrontar conflictos por motivios sociopolíticos (mediación con los bandidos, distintas doctrinas políticas en la sociedad), la incomprensión de algunos sectores sociales y eclesiales. Pero desempeñó una activa labor en el campo de las misiones populares, la creación de oratorios y grupos laicales, la predicación de ejercicios espirituales. Pronto se expandió por toda Italia, Europa y Norteamérica y posteriormente América Latina, Asia y África.

Tras el Concilio Vaticano II la Congregación desarrolló un amplio plan de renovación sobre tres pilares: misión, espiritualidad y comunidad. En la misión la Congregación caminó por opciones de inserción en los pueblos donde estaba y caminar junto al pueblo en sus gozos y sufrimientos, desarrollando obras en defensa de la vida y la dignidad humana y en favor de la reconciliación de los hombres con Dios y entre sí. En la espiritualidad desarrolló la escucha del “grito de la sangre” (expresión que sirve para hablar del grito de los excluidos de nuestro mundo) y buscar respuestas desde Jesucristo, que entregó su vida y su sangre por amor. En la comunidad ha ido caminando en la vía de la vida fraterna en común, el compartir espiritual y misionero y la apertura a las adoratrices y los laicos con los que compartir misión y carisma, formando un círculo más amplio, la Familia de la Preciosa Sangre.

Anuncios

Acerca de orcasitaspreciosa

Hola, soy la parroquia de la Preciosa Sangre de Orcasitas (Madrid) y soy tan moderna que me he metido en Internet, un proyecto de prueba, para ver cómo va esto y dialogar con el resto del mundo. Voy a intentar incorporar la información de la parroquia e ir incorporando novedades y comentarios de los visitantes. Espero que os guste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s